viernes, 4 de octubre de 2019

¡Llegó la lapicera a 1° grado!

¡Qué será, qué será!
¡Una sorpresa llevarás!

Porque adentro del paquete
hay algo sin igual.

Creciendo estoy
y aprendo
que cuando hay amor
siempre, siempre
todo será mejor.

¡El martes llegó la lapicera!
Y llegó para quedarse.
Pero le decimos a nuestro
amigo, el lápiz negro,
que no se preocupe,
porque él también
ya forma parte
en ayudarnos
a escribir con enorme arte.

Y ese día...
Ese día fue muy importante, sentados en ronda descubrimos también que en nuestros regalos había una carta especial.
Pura fue la alegría
al leer el mensaje
que en casa nos
habían preparado.
Algunos lloramos de emoción pero ahí estuvo nuestra seño para abrazarnos con amor.
También nos ayudó a leer cuando no entendíamos la letra y hasta hubo compañeros que dieron su mano y ayudaron leyendo cuando otros lo necesitaron.

Nuestra ronda, ronda no era del todo redonda. Y mejor así. Aprendemos que más divertido es porque somos todos y todas diferentes.
Y queremos con nuestras lapiceras pintar nuestro mundo.
Me mancho los dedos,
dibujo azul en la hoja...

¡Hola, lapicera!
¡Ya no veía la hora!
Al fin llegaste,
¡y vas a acompañarme a todas partes!


1 comentario:

Muchas gracias por su comentario